terça-feira, 25 de maio de 2010


Noches del Exilio *

El recuerdo de tu rostro amado
es el conforto de mi corazón
 y la separación de ti
 el fuego que me consume.
Guardo tu imagen en el santuario
de mi alma.
Las tempestades
del camino no han de apagarla.
Con que pesar arrastro la existencia
por las gélidas noches del exilio.
Millares de estrellas suspensas en el cielo,
el perfume de las rosas en nuestro jardín,
la belleza de tus ojos distantes
mojando mis instantes.
En la fría solera de la puerta brota una flor
y lo rumor de tus pasos jamás llegaran
a esta tierra extraña.
Quizás un día me avistes retornando
por entre las montañas
y yo te encuentre a cantar aquella
canción que cargo conmigo como se fuera
una oración.
Allah! Proteja mi amada
en la casilla azul de Kandahar.


* A pedido de Hussaim Azhari para su amada.
Enviar um comentário