sábado, 15 de agosto de 2009




El Alma de Xauem

Recorro tus callejones ladeados

por casas azules y puertas arqueadas,

vislumbro pasantes que se consagran a tu

milenario encanto.

En tus estrechas calles, proyectadas para que

nadie se distancie,

se acuestan los claros de luna y dorados soles

que dieron alas a mi sueño de

andariego madrileño.

Por tus arrabales poetas Amazigh

y alegres Beduinos cantan odas de amor,

que descienden por tus cuestas ladrilladas

por los Beréberes de otrora.

En la aurora, en el arrebol,

rompiendo o partiendo en el horizonte,

el ser y el no ser se confunden

en un estado de alma inefable.

Los contemplados por la belleza sin fin

vagan por las calles de Xauem …

Enviar um comentário