sábado, 20 de dezembro de 2008


El Pájaro de Nur


Hay un andariego en mi pensamiento,
ello vaga silente entre las multitudes,
el plenilunio de su rostro fue ocultado por los
espesos velos de la existencia.
Este ser sublime exhala un perfume que embriaga las
vírgenes del paraíso.
Un solo soplo de predestinación y los velos se extienden
a los pies de la perfecta creación.
Tan bella y radiante es la faz revelada
que avergüenza los ángeles en el cielo …
y quien la contempla pierde la razón.
Urdido en el fuego místico ello es como el
sol de los profetas. Delante del canto lírico del viento,
ello libera lenguas ígneas que flamean y garabatean
versos en arabescos en los paredones escarpados de su
abismo interior.
Mis ojos porfían en espiar por las rendijas del santo
portón de su Alma. Entreveo exultante el esmero
del divino que liberta el Pájaro de Nur en losJardines Moriscos de los Poetas de la Transcendencia.
Enviar um comentário