sábado, 18 de outubro de 2008

Ayune

Ayune
El sueño eterno llego silencioso
Me ha envuelto en distintos velosMe llevo por caminos…Ora desiertos, ora verdecidos
Vi los viajantes indo sonrientes
Llevando en las manos el libro verde
La brisa perfumada en la flor de anísLes besando la faz.
Los fieles vestidos de claro de luna andando
Sobre la nubles tocando las constelaciones
Cantando las santas suratas.El mundo de los cántaros quedose distanteA sus azotes no más me alanzaranAyune, me lance en vuelo a camino
De los siete cielos en el recuerdo de tuRostro amado y mis ojos cual tus Ojos en la vislumbre de la belleza eterna.

Enviar um comentário